¿TE GUSTA MI BLOG? ----- Puedes demostrarlo pulsando en la publicidad ----- GRACIAS !

¿Están vivos los huesos?

Esta es una cuestión que despierta asombro cuando se afirma: si, los huesos están formados por tejido vivo, igual que los otros tejidos del organismo.

Por tanto, aunque la sensación sea otra, un hueso está vivo...
(interactive-biology.com)
¿De qué está formado un hueso?

Los huesos están constituidos por tejido óseo, evidentemente.

El tejido óseo es otro de los tejidos que forman el ser humano, como el muscular, conjuntivo o cartilaginoso, por poner algunos ejemplos.
Y, como todo tejido, está formado por dos tipos de constituyentes diferentes:

A) Células: las células del tejido óseo se llaman osteocitos. Lógico, verdad?. Aunque también hay otros dos tipos de células:

  • Osteoblastos, que son los precursores de los osteocitos (es decir, al madurar se acaban convirtiendo en osteocitos) y que son los que se encargan fabricar el tejido óseo, algo que está ocurriendo permanentemente.
  • Osteoclastos, que son las células que van destruyendo el hueso durante el proceso de crecimiento, de manera que a medida que los osteoblastos producen matriz ósea por unas zonas, estos van eliminando el hueso por otras, para crear los canales por los que circularán vasos y nervios, además de para adaptar la forma del hueso al crecimiento.
Por tanto, si el hueso está formado por células, que están vivas, está claro que se trata de un tejido vivo.
(figures.boundless.com)

B) Sustancia intercelular (matriz ósea): se llama así a todo lo que se encuentra rellenando el espacio entre las células.
Aquí se incluyen una serie de fibras, esencialmente de colágeno, que proporcionan resistencia y cierta flexibilidad al hueso.
Pero el componente más abundante de la matriz son los depósitos de sales minerales calcificadas, principalmente fosfato de calcio (y también carbonato de calcio, además de cantidades menores de sodio, potasio o magnesio), que son sustancias inorgánicas, es decir, materia no viva, y que proporcionan al hueso la dureza y resistencia características.
Esta abundancia de sales de calcio es la que hace que mucha gente piense que el hueso es un tejido inerte.

La estructura del hueso

El tejido óseo se organiza formando unas estructuras llamadas Laminillas óseas, que son las que se asocian de un modo u otro para formar los huesos.

Una laminilla ósea es tejido óseo formando una estructura amplia y plana, de forma que se puede establecer una similitud con una hoja de papel. Estas láminas microscópicas están constituidas por los componentes antes citados, células y matriz ósea, dispuestos de forma que los osteocitos se sitúan en el interior de unos huecos llamados "lagunas óseas", de las que salen multitud de pequeñas canales en todas direcciones y que se intercomunican con los de otras lagunas, de modo que forman una estructura continua. En el interior de estos canales se encuentran las prolongaciones de los osteocitos, que son células con un cuerpo central del que salen numerosas prolongaciones, de un modo similar (aunque claramente diferente) a las neuronas.
(csm-instruments.com)
En consecuencia, un hueso estará formado por la asociación de millones de estas pequeñas laminillas, que se pueden colocar de dos formas principales para dar lugar a dos tipos diferentes de tejidos.


Dos tipos de tejido óseo

Dependiendo de cómo se asocien estas laminillas para formar el tejido, se diferencian dos tipos de tejido óseo:

  1. Tejido óseo esponjoso: las laminillas se agrupan formando una especie de red en la que se entrecruzan, de modo que dejan amplios espacios huecos entre ellas, espacios que están llenos de un tejido muy especial... la médula ósea (tan famosa por utilizarse para transplantes en casos de leucemia y que mucha gente confunde con la médula espinal...). En este tejido es donde se fabrican las células de la sangre (pero eso es tema para un próximo artículo). El hueso esponjoso es el componente principal de los huesos planos y cortos, como los del cráneo o las vértebras.

(rci.rutgers.edu)
  1. Tejido óseo compacto: tiene una estructura más compleja, ya que las laminillas se asocian en grupos de 10-20, colocadas de forma concéntrica, de manera que forman una especie de tubo con un conducto central. Esta estructura se llama "Sistema de Havers u osteona" y es la unidad fundamental de este tipo de hueso, que está formado por millones de estas unidades. El hueso compacto es el que forma la caña de los huesos largos.

Tejido óseo compacto, en el que se pueden apreciar las osteonas, principalmente una,
donde se observan las lagunas óseas que albergan a los osteocitos y el conducto central
(imagen tomada de "commons.wikimedia.org")

En todo caso, y volviendo al tema de este artículo, hay que resaltar que tanto el hueso esponjoso como el hueso compacto contienen en su interior abundantes vasos sanguíneos y nervios, como todo tejido vivo.

Los vasos sanguíneos circulan por los intersticios del tejido esponjoso y por el interior de los canales centrales de las osteonas, ya que la sangre debe llegar a todas las células del tejido para aportarles oxígeno y nutrientes.
Los nervios circulan siempre asociados a los vasos sanguíneos y se encargan de controlar el funcionamiento del tejido y de aportarle sensibilidad (un golpe en un hueso produce un fuerte dolor, como todos sabemos).

Por eso, porque el hueso está vivo, duele, crece y es capaz de cicatrizar y soldarse cuando se produce una fractura. Si los huesos no estuvieran vivos las fracturas jamás se curarían.




¿TE HA PARECIDO INTERESANTE Ó ÚTIL MI RESPUESTA? ----- Puedes demostrarlo pulsando en la publicidad ----- GRACIAS !